lunes, 13 de febrero de 2017

jueves, 9 de febrero de 2017

San Miguel Febres Cordero

9 FEBRERO 2017

 San Miguel Febres Cordero
(año 1910)

Hermano Cristiano, Educador y Publicista.
El niño de pies deformes que llegó muy lejos.





Hoy celebramos los lasalianos la festividad de san Miguel Febres Cordero. En nuestro blog hemos creado una página especial a este santo tan querido. Os invitamos a que consultéis la misma y de ese modo podréis comprobar la importancia que tuvo en la educación, aportando su sabiduría y bondad.


Cuando Miguel Febres era muy niño, todos le tenían lástima por sus pies deformes. Pero pocos educadores han llegado tan lejos como él en éxitos educativos.

El día de su nacimiento en Cuenca, Ecuador, el 7 de noviembre de 1854, sus padres tuvieron una gran tristeza al ver que el niño tenía los pies deformes. Y a los cinco años el pequeñín todavía no había dado los primeros pasos.

Pero sucedió que un día observando un rosal florecido en el jardín de su casa gritó: "Miren qué hermosa es la señora que está sobre las rosas". Acudieron los familiares pero no vieron nada especial; sin embargo el niño seguía diciendo: "Miren cómo es de hermosa. Tiene un vestido blanco y un manto azul y me llama". Y luego todos quedaron maravillados al ver que el niño se levantó y comenzó a caminar. Estaba curado. La Virgen había empezado a ayudarle de manera impresionante.

El gran Presidente del Ecuador, católico ejemplar y mártir, Gabriel García Moreno, hizo llegar a su país a los Hermanos Cristianos, formidables educadores. Y estos buenos religiosos fundaron un colegio en Cuenca, y allí fue matriculado Miguel Febres, el cual quedó encantado de las cualidades pedagógicas que tiene los Hermanos de la Salle. Miguel sobresalía entre los alumnos por su gran inteligencia pero sobre todo por su inmenso deseo de aprender. Cuando los demás alumnos se iban a sus casas, él se quedaba en el colegio repasando sus lecciones y ayudando a los religiosos en los oficios de la casa. Ellos empezaron a tenerle gran aprecio y especial cariño.

Miguel deseaba ser Hermano Cristiano, pero sus familiares se le oponían porque ellos eran de clase rica y en cambio aquellos religiosos vivían muy pobremente en ese tiempo en Ecuador. Lo envían a otro instituto pero allí se enferma y tiene que volver a su casa. Entonces al fin la familia le permite hacerse religioso de La Salle y toma el nombre de Hermano Miguel. Es transferido a Quito para que la familia no logre allá en Cuenca atraerle mucho hacia la vida mundana.

El trabajo del Hermano Miguel desde que entra a la comunidad hasta su muerte será sumamente intenso y no conocerá descanso ni tiempos perdidos en inutilidades. Dedicado de tiempo completo a ser útil a los demás, todas las horas del día dando clase, enseñando catecismo, atendiendo enfermos, estudiando idiomas (logra hablar cinco idiomas: alemán, inglés, italiano, francés y latín) y escribiendo libros.

El hermano Miguel se ha convencido del enorme influjo que las buenas lecturas ejercen en las personas. Para muchos será más provechoso leer un buen libro que escuchar un sermón. Hay gentes a las cuales el Señor Dios les quiere hablar por medio de una buena lectura, y allí en las páginas de un libro formativo les espera la gracia divina para transformarlas. Por eso nuestro santo se dedica con una actividad casi increíble a propagar libros formativos entre el pueblo.

Es interesante constatar que el Hermano Miguel, sin haber hecho cursos especiales, sólo con el propio esfuerzo por autoformarse y autoinstruirse, logra llegar a publicar más de cien libros en una nación pequeña como es Ecuador. Muchos de sus libros son adaptaciones de obras que habían gustado en otros países. El estilo que nuestro hermano tenía para dar clases era muy ameno y agradable, y ese mismo estilo fue el que empleó en los libros que publicó. Por eso agradaban tanto a la gente sencilla.

Fue admitido como socio en la Academia Ecuatoriana de la Lengua, y en la Academia de Venezuela, y en la de Francia. Pero más que estos honrosos títulos mundanos, un título que él aprecia inmensamente es el "Preparador de niños a la Primera Comunión". Por 26 años seguidos preparará tandas y tandas de niños cada uno a recibir la primera vez a Jesús en la Eucaristía. Y esa preparación la recordarán después sus alumnos con gratitud y veneración.

En 1907 los Superiores Mayores de su congregación lo invitan a que vaya a Europa a dirigir la publicación de libros que la Comunidad repartirá por muchos países. Se dirige a Bélgica, pero el clima de aquel país, con sus inviernos tan rígidos, le afecta la salud. Sin embargo, sigue trabajando fuertemente. Lo trasladas a España, donde el clima es más suave, y el 9 de febrero de 1910, atacado por una pulmonía, muere santamente.

Los hermanos le comentan la gran falta que su prodigiosa actividad le va a hacer a su Congregación, y él les responde: "Otros lo harán mejor que yo", y recuerda aquel consejo de Jesucristo: "Cuando hayáis hecho lo que se os ha encomendado, decid: siervos inútiles somos. Solamente hicimos lo que teníamos el deber de hacer" (Luc. 17,10).

Después de su muerte empezaron a obtenerse milagros maravillosos por la intercesión del hermano Miguel, y el 21 de octubre de 1984 el Papa Juan Pablo II lo declaró santo.


San Miguel Febres Cordero: te rogamos por todos los que en el mundo se dedican a publicar, o a difundir buenas lecturas. Haz que a imitación tuya nos gastemos y nos desgastemos por llevar a muchos otros ese mensaje salvador que es un libro religioso. Recuérdanos a todos que leer periódicos es leer para olvidar, pero que leer un buen libro es leer para recordar. 

viernes, 13 de enero de 2017

Hno. Luciano Paciente en Santander

13 ENERO 2017

Hoy se acerca a nuestro blog de la asociación la figura del Hno. Luciano, fundador del Colegio La Salle de Santander en el año 1940.

Recogemos un fragmento de su historia publicada por el Hno. Valmaseda del distrito de Valladolid.

Natural de Celada Marlantes, provincia de Santander, nació el 2 de marzo de 1901 y falleció en Bujedo (Burgos), el 19 de febrero de 1994.





Hno. Pablo María








viernes, 16 de diciembre de 2016

martes, 22 de noviembre de 2016

Reunión de Antiguos Alumnos jóvenes

22 NOV. 2016


"En la tarde del día 21 de noviembre ha tenido lugar el previsto encuentro del grupito de finalistas del curso 2015-2016 que manifestaron en su día querer darse de alta en la Asociación, con el Presidente y el Asesor de los Antiguos Alumnos, José F. Madrazo y H. Francisco Ruiz.

En un ambiente distendido, comenzó el Presidente agradeciendo los pasos dados por el grupo (13 ex-alumnos, en principio), que en los tiempos que corren es altamente significativo. Luego, para ir entrando en materia, y con el fin de aclarar qué es una Asociación de Antiguos Alumnos La Salle,se leyó un fragmento de la Carta que en su día dedicó a los Jóvenes Antiguos Alumnos el entonces Superior General, H. Alvaro Rodríguez (año 2011).

Posteriormente, se presentó un bien diseñado Tríptico elaborado por Jóvenes Lasalianos de uno de los Centros La Salle de Sevilla, con este patrón: " ¿quiénes somos, ¿qué hacemos?, ¿qué buscamos?". Y también  "¿qué se espera de los Jóvenes Lasalianos?"

A continuación se echó un rápida ojeada al Blog de los Antiguos Alumnos de Santander, medio de información privilegiado para quienes se sienten vinculados al Colegio y, que en poco más de un año supera ya las 30.000 entradas. 

Tomaron los ex-alumnos la palabra, manifestando sencillamente cómo ven ellos la Asociación, qué les resulta a ellos atractivo de cara a tomar parte activa en la misma y exponiendo asimismo sus  inquietudes y propuestas.

Es evidente que se trata de un curso que manifestó el pasado año fuertes lazos de cohesión y buen entendimiento y que quiere permanecer unido ("in divisa manent")...Por eso, lo primero que han pensado es tener antes de las Navidades un primer encuentro, un tanto informal y atractivo, como es invitar al grupo a una cena, ya en el Colegio (cáterin) ya fuera...

Con posterioridad, y poco a poco, se procedería a ir poniendo en marcha algunas actividades de tipo  cultural o deportivo...Vieron factible participar "activamente" en las próximas Fiestas Colegiales (mayo), así como continuar algunos de ellos formando parte del grupo cristiano y del voluntariado.  

Les pareció acertada la dedicación de buena parte del presupuesto de cada año, producto de las cuotas de los socios, a las labores solidarias y evangelizadoras de Proyde. Se invitó a los más familiarizados con el mundo digital a tomar parte del equipo de redacción del Blog de Antiguos Alumnos así como a la posibilidad de abrir una nueva cuenta en las redes sociales, como Facebook, más acorde con su vida cotidiana.

Ha sido un encuentro gratificante y que abre expectativas esperanzadoras para reavivar la labor que desde hace tantos años y generosamente llevan a cabo los Antiguos Alumnos del Colegio La Salle de Santander. "El tiempo será testigo"-

lunes, 14 de noviembre de 2016

ESCUELA DE SAN MARTIN - SANTANDER (1945-1967)

14 NOV. 2016


No pudo mantenerse, acabada ya la Guerra Civil, la Escuela de San José - Círculo Católico, nacida al alborear el siglo XX (1901). En su lugar, los Hermanos de La Salle se establecieron en el verano de 1940 (3 de julio) en el Alta de la ciudad, calle General Dávila 109, en la conocida Finca Hoppe. Los alumnos iniciaron las actividades escolares el día 2 de octubre de ese mismo año, festividad de los Santos Ángeles.


D. Daniel

Y he aquí que el 19 de marzo de 1945 nacía otra obra escolar dirigida también por los Hermanos en Santander: la  Escuela de San Martín.  Su promotor era el  celoso sacerdote D. Daniel García (1), preocupado por los chiquillos del popular barrio pesquero de la zona. Encontró un firme apoyo para la fundación del gerente de la "Empresa Corcho e Hijos", D. Ángel Corcho (2),y la ayuda de un cierto número de socios. Nacía así, con orígenes bien modestos, lo que acabó llamándose "Obra Benéfica de San Martín".

El establecimiento escolar se ubicaba en la calle Canalejas, 20. y se nutría de niños provenientes de los barrios  San Martín, Tetuán y El Camino. Fue su primer Director el H. Pablo María, último Director de la Escuela del Círculo y quien adquirió con acierto la finca Hoppe aludida anteriormente.

 Se conserva una crónica con sabor de época (3). Dice así:

" A las 8 de la tarde del 19 de marzo tuvo lugar el acto de inauguración oficial de las Escuelas que el Patronato de San Martín ha instalado en el antiguo edificio ocupado por un cuartel..."...Y citaba a continuación a los presentes de mayor relevancia: "el Ilustrísimo señor Obispo de la diócesis,  don José Eguino; el gobernador civil accidental y presidente de la Audiencia, señor Sánchez de Movellán; el señor Losada, representante del alcalde de la capital;  don Luis Herrera, en representación del presidente de la Diputación; el delegado de Trabajo, camarada Bedia; el delegado de Hacienda, señor Miño; don Ángel Corcho presidente del Patronato de San Martín...y otras personalidades y autoridades locales". .

Tras la bendición de las instalaciones tuvo lugar una reunión en el salón de actos a la que asistieron un centenar de vecinos del entorno escolar convocados al efecto previamente...El señor Corcho hizo uso de la palabra  glosando la obra evangélica del párroco del barrio, don Daniel, a quien agradeció vivamente su gran labor social y cristiana llevada a cabo ... El señor Obispo clausuró el acto  con estas palabras:" No puedo por menos que levantar los ojos al Cielo y dar las gracias a su Divina Majestad".




El H. Carlos Borromeo, Provincial de los Hermanos, presente asimismo en el acto, puso de manifiesto "la satisfacción que los Hermanos encargados de instruir y educar a los niños de la nueva escuela experimentan hoy por la labor que se les ha encomendado". Eran los Hermanos Pablo María, Leonardo Julián, Miguel de Jesús  y Abundio Enrique.


Hº Pablo María

Las clases empezaron unos días después, el 1 de abril. Las aulas eran tres, situadas en la planta baja del edificio. Sobre ella se habilitó la vivienda de la Comunidad: oratorio, celdas, biblioteca y otros servicios.

El Patronato siguió con solicitud  la buena marcha del centro escolar...Al comienzo del nuevo curso, en el mes de septiembre, los escolares superaban los 200... En las aulas se desarrollaba un metódico plan de enseñanza, según la tradición lasaliana. "Está bien patente - se subrayaba -  la satisfacción de los padres de los niños, al advertir el ardor de sus hijos en el trabajo y sus adelantos en las materias que cursan"....El 16 de mayo hacían la Primera Comunión 72 escolares...

Concluía la crónica citada: "... Hoy existe el mayor entusiasmo entre los miembros del Patronato para ampliar las obras y dar cabida en el Centro a los numerosos niños que esperan  beneficiarse de la callada labor y eficiencia de los Hermanos".

Cuando comenzó el nuevo curso escolar en septiembre del citado año 1945, el alumnado ascendía a 210 alumnos. El cronista refiere momentos de tensión con la vecina Escuela Pública "Menéndez Pelayo", pues al parecer, y por dos veces, los chicos se pasaban a la de San Martín. El conflicto concluyó cuando se obligó a los chavales a volver a su centro escolar inicial, y los padres llegaron a un acuerdo razonable para la mayoría.

Además de la enseñanza reglada en horario normal, en "horario nocturno" se enseñaban contabilidad, dibujo lineal, encuadernación y taquigrafía. D. Daniel aseguraba que era muy importante que los jóvenes aprendieran un oficio como preparación para el futuro profesional.

Dirigieron con posterioridad el centro escolar los Hermanos Tarsicio, Ambrosio y Donato...
Las crónicas que se conservan de este modesto establecimiento escolar no presentan acontecimientos relevantes. La vida discurre por cauces de entera normalidad, así que el cronista se detiene en evocar los pequeños sucesos que acaecen a lo largo de los años:

- Los temporales periódicos que asolan la bahía santanderina. Así cuando un 20 de enero subraya el escrito "nos derribó más de 30 m. de la tapia que rodea el patio. No hubo desgracias que lamentar, pues los niños estaban en clase...Fue todo muy de inmediato, cuestión de segundos..."

- Cada año se celebraba una pequeña fiesta colegial con ocasión de la onomástica del párroco y fundador D. Daniel, en la que no faltaba la tradicional función lúdico - festiva en el colegio cercano de los Santos Ángeles.

- Hay curiosas y detalladas anotaciones sobre adquisición de material escolar y el logro de subvenciones para la Biblioteca Escolar. Y, cómo no, referencias diversas acerca de las competiciones deportivas, las charlas cuaresmales y las horas de "retiro" al comienzo de curso, la celebración de la fiesta patronal de San Martín o de San Juan Bautista de La Salle, la participación en el Domund, la entrega de los boletines de notas, las actuaciones de la Escolanía...

- Es la Comunidad religiosa la que lleva adelante la animación del centro escolar, aunque ya desde el primer año figura un maestro seglar entre el profesorado del Colegio...Muestra de las excelentes relaciones de los Hermanos con el señor párroco, se anota la invitación anual que D. Daniel hacía a los Hermanos para comer juntos en alguno de los restaurantes del Sardinero...

- Evidentemente, se reseñan acciones que subrayan los lazos existentes entre los Hermanos de la Comunidad de San Martín y los del vecino Colegio La Salle de la ciudad: así, con ocasión de las vacaciones de la Semana Santa, la excursión compartida por tierras vascas.

En la revista escolar Norte de fecha 1 junio de 1956, se publicaba esta breve crónica referente a  la Escuela:


En 1967, tras 22 años de existencia, los Hermanos se retiraron de la Escuela de San Martín. D. Daniel en modo alguno quería que el centro escolar desapareciera, por lo que decidió convertir el Colegio en Centro Estatal de Patronato, y que el Estado facilitase el profesorado...Cinco maestros nacionales se encargarían del alumnado en esta nueva etapa.


*** Notas
1. D. Daniel García González (1899, Valderredible - 1969, Santander).
Nacido en el seno de una familia modesta, ingresó en el Seminario de Corbán en 1912. Fue ordenado sacerdote en 1924. Su labor pastoral discurrió siempre en Santander, inicialmente como capellán del Colegio de los Santos Ángeles, en la barriada de San Martín.

"No le hizo falta mucho tiempo al joven sacerdote para ser conocido y querido por todas las personas del barrio ya que desde el principio visitaba con frecuencia a los enfermos y ayudaba a los vecinos siempre que le necesitaban...Veía cómo los pescadores de aquella barriada se levantaban de madrugada para salir a la mar...y  advertía como muchas de las mujeres trabajaban sin descanso en las fábricas de pescado a cambio de míseros jornales...Tales ocupaciones eran la causa del abandono de los niños, que a menudo vagabundeaban por las calles sin  rumbo fijo...Por ello, empezaría creando un club deportivo infantil que, en breve, se convertiría en un lugar de ocio y en escuela para los pequeños de la zona".

"Con el tiempo, estableció una nueva escuela en un caserón de doble planta con  jardín que en 1946 confió a los Hermanos..." (Beatriz Beneitez Burgada: "Cuadernos de Campoo, diciembre de 1999)

Eran los inicios de lo que con el tiempo acabó siendo la colosal y encomiable Fundación Obra de San Martín.

Murió D. Daniel el 15 de mayo de 1969 en la Residencia Padre Apolinar a causa de un derrame cerebral. La noticia de su muerte se extendió pronto por toda la región. Miles de personas pasaron por la capilla mortuoria para darle el último adiós y agradecerle su generosa e inmensa dedicación a  los niños necesitados. Inhumado en la capilla del Preventorio Santiago Galas, en la lápida que cubre sus restos mortales puede leerse: "Pensó demasiado en los demás para poder ser olvidado" 




La ciudad le ha dedicado una calle en el entorno donde ejerció el apostolado. Un busto en su honor se levanta en la recoleta Plaza de San Martín. 




2. D. Ángel Corcho
Con ocasión de cumplirse los 150 años de la historia industrial de la familia Corcho en Santander, D. Virgilio Fernández Acebo publicó en 2005 una magnífica obra recopilatoria de tan interesante trayectoria familiar y empresarial ("De Talleres Corcho a BSH Electrodomésticos España S.A. :Siglo y medio de una industria en Santander" (Santander, 1905, 251 pp.). El mismo autor publicó también en ese año una excelente síntesis histórica " Las Empresas Corcho de Santander, en el 150 aniversario de su fundación" (Altamira LXVIII, pp. 179-250". Centro de Estudios Montañeses, Santander)




El patriarca, Giuseppe, había nacido en Italia en 1806, y tras establecerse en Santander, transformó el apellido "Corcio" en Corcho...Será su hijo, Domingo Corcho Estrada, propiamente, el fundador de las industrias Corcho, que dedicaría su primer taller a labores de metalistería, calderería de cobre y plomería...Con sus hijos, Lino y Leonardo (1850-1921), la empresa pasó a conocerse como "Corcho e Hijos" , iniciando un lanzamiento empresarial de altos vuelos en producción de artículos cada vez más diversificados y ampliando progresivamente mercados.

"Impulsada a partir de las últimas décadas del siglo XIX, la empresa se dedicaría a labores de metalistería, fumistería, instalaciones balnearias, saneamiento, hidráulica e instalaciones de ingeniería. Su existencia terminó dedicándose predominantemente al sector de los electrodomésticos, a partir de 1962. Su denominación fue cambiando a lo largo del tiempo. Talleres de Corcho e Hijos, ..., Corcho Hijos, S.A., y finalmente Corcho, S.L., antes de su definitiva desaparición como entidad jurídica.. Su razón social y marca, ya inexistentes ambas, tuvieron gran prestigio en España de finales del siglo XIX y todo el siglo XX, vinculadas a las instalaciones balnearias y cocinas de carbón y leña " (Wikipedia, art. Talleres Corcho)



Don Ángel Corcho (+1980), el firme apoyo con el que contó D. Daniel para la fundación de la Escuela de San Martín,  es biznieto del patriarca D. Giuseppe...Dirigió el Astillero de San Martin. Casado con Lucía Zorrilla, tuvo un hijo, llamado como su progenitor y que murió joven aún en accidente de aviación en el aeródromo de La Albericia.

3. En la Memoria Escolar de aquel año, se publicó el siguiente artículo:







domingo, 16 de octubre de 2016

Los Hermanos de La Salle en Los Corrales de Buelna: Del Colegio del Sagrado Corazón (1890) al Colegio de San Juan Bautista, en nuestros días

16 OCTUBRE 2016



He aquí la sorprendente trayectoria de establecimientos escolares de La Salle en Cantabria

Por iniciativa del obispo D. Vicente Calvo y Valero (1876-1884), en fechas muy tempranas del Instituto lasaliano en España, tras mil vicisitudes, fueron abriéndose paso los primeros centros escolares de los Hermanos: Isla (1881), Cóbreces (1882), Castro Urdiales (1884), Anaz (1884)... Luego siguieron otras fundaciones: Terán-Cabuérniga (1887), Los Corrales (1890), Riotuerto (1917), Santoña (1920). Y ya en Santander: Círculo Católico de San José (1901), Colegio La Salle (1940), San Martín, en Puerto Chico (1945) y Nueva Montaña (1953)... Por singular empeño digno de encomio por parte de los Antiguos Alumnos Lasalianos, surgió en 1962 el Colegio La Salle-Miguel Bravo, en el Barrio Pesquero...

Pues bien, de todo ese plantel de centros escolares, tan solo el Colegio de San Juan Bautista, en Los Corrales, y La Salle de la capital cántabra, prosiguen felizmente una existencia madura y fecunda.


El 13 de noviembre de 1890, gracias a los desvelos y generosidad de Dª Felisa Campuzano (1) nacía en Cantabria un nuevo y modesto centro escolar bajo la advocación del Sagrado Corazón.  "Ni Doña Felisa ni los Hermanos podían  entonces prever el desarrollo que esperaba a una obra que surgía tan discreta y calladamente como un capullo"(2).


La villa de Los Corrales era por entonces esencialmente agrícola y ganadera (su misma denominación lo proclama). Administrativamente comprendía varias pequeñas aldeas de su entorno: Barros, San Mateo, Somahoz, San Andrés, Cóo, Lobado. La realidad urbana, industrial y comercial hace de Los Corrales el centro del Valle de Buelna, cuyo núcleo se sitúa a 40 kms. de Santander.




Gracias a D. José María Quijano (3) y su empresa "Forjas de Buelna", la localidad pasará en breve a constituir un importante núcleo industrial, de fecunda trascendencia para la vida del Valle y de la propia Institución Lasaliana... Hacia 1900 hay ya una especie de simbiosis en la localidad entre los sectores industrial y agrícola-ganadero.

Con un cierto aire de desolación, el H. Claudio Gabriel certificó escuetamente: "nada queda de esa fundación en los Archivos de la Casa Generalicia". Y es así. No hay, como en otros casos ya reseñados con  anterioridad, cruce de cartas entre el H. Visitador Justino María y la virtuosa dama Doña Felisa Campuzano de Bustamante que avalen los motivos de la fundación y los diversos trámites que se llevaron a cabo hasta llegar a la apertura de la escuela.

El H. Carlos Cantalapiedra (4), a quien es obligado referirse en estas notas, alude con precisión detallada a los orígenes de la fundación de Dª Felisa, buceando en la relación del "Histórico de la Casa", aunque son notas, según advierte, redactadas años después, en 1925. Asimismo, hemos acudido con fruición para la redacción de la presente memoria al interesante y bien documentado trabajo de D. Manuel García Ruiz, titulado "Marcaron huella" (5)

En el "Histórico"  quedó reseñado que "queriendo dejar esta Señora (Doña Felisa) a su pueblo un imperecedero recuerdo de su cariño, no encontró medio más a propósito que dotarlo de una escuela, en la que a la vez que el medio de ganarse el pan corporal, hallasen ...para sus almas el pan de la doctrina cristiana... Habiendo oído ponderar a su amigo el Señor Conde de Torreanaz, fundador de dos escuelas gratuitas, cuán cumplidamente las regentaban los Hermanos de las Escuelas Cristianas a quienes les había encomendado poner  la suya en manos de dichos religiosos... a este fin, suplicó a dicho Señor Conde que influyera cerca del H. Visitador Justino María, para que le diera tres Hermanos para regentar la escuela de este pueblo". Accedió el H. Justino a tal petición, y la escuela se abrió en el año 1890.

Y prosigue el relato de estos días iniciales de la fundación: "La Escuela fue dedicada al Sagrado Corazón de Jesús... El local que actualmente ocupan los Hermanos fue adquirido por la fundadora Doña Felisa Campuzano al Ayuntamiento de Los Corrales , que lo estaban construyendo para escuela de niños y niñas, y casa habitación para el maestro y la maestra, según se puede apreciar en los planos que acompañan el  escrito... La venida de los Hermanos  fue celebrada con alegría general por el pueblo, como lo demuestra que todo el vecindario acudió en masa a recibirlos, presidido por el Ayuntamiento. Hubo repique de campanas y el nombre de los Hermanos era alabado por todos... Se abrió la escuela el 17 de noviembre de 1890.


El convenio para la fundación está signado por Doña Felisa  el 20 de noviembre de 1890, y por el Superior General de los Hermanos, H. Joseph, en París, el 24 de noviembre. Consta de 8 cláusulas donde se especifica la composición de la Comunidad (al menos tres Hermanos), la libertad de acción de los mismos, la gratuidad de la Escuela, las características del  edificio y sus dependencias, los emolumentos de la Comunidad en el momento de la instalación y la asignación mensual de cada Hermano, así como el compromiso por ambas partes de mantener la fundación.

En la fiesta de San José (19 de marzo de 1891) hubo ya exámenes públicos, distribuyendo el señor alcalde y la corporación municipal la suma de "80 francos" en premios. Por el "Histórico" sabemos que todos los años, a fin de curso, se celebraban los exámenes, presididos por la familia de la fundadora y los patronos de la Escuela, que se daban cuenta de los progresos y trabajos de los alumnos, repartiéndose a continuación los premios. El pueblo, agradecido a doña Felisa Campuzano, erigió en 1914, por suscripción entre los antiguos alumnos y los que entonces frecuentaban la escuela, un monumento colocado ante la puerta principal, obra del afamado escultor Lorenzo Coullaut Valera. 

Los 45 alumnos con los que abrió la escuela eran a final de curso unos 170, y provenían no solo de la propia localidad de Los Corrales, sino también de otros puntos de la zona: Cóo, Barros, San Mateo, Somahoz, Las Caldas...

"La ilustre fundadora solía visitar a menudo la escuela, no desdeñándose de estar con los pobres y desheredados de la fortuna, a los que animaba repartiendo por su propia mano ropas, calzado y cosas útiles... Así fue transcurriendo el tiempo hasta el año 1910, en que Doña Felisa dejó asegurada la fundación y a este fin puso el capital necesario en papel del Estado, cuyas rentas eran suficientes en aquel entonces pero no en el día de hoy" ("Histórico" de la Casa).

En este mismo documento del centro escolar dejó plasmadas sus impresiones el H. Jules de Jésus, primer director, francés de nacimiento. El día 8 de noviembre se presentó en casa de Doña Felisa, acompañado del H. Septimien, director a la sazón del Colegio de Cóbreces. Escribió en su lengua natal:

Día 8: Le temps était très mauvais, il pleuvait á torrent".  Y el día 13, al contrario: "un temps magnifique et un vrai jour d'été de St.Martin"

Esta escuela primera fue en sus comienzos bien modesta, pues constaba tan solo de dos aulas para 45 alumnos de entre los siete y los doce años. Al primer director, H. Jules de Jésus, secundado por los Hermanos Lamberto y Domingo, le sucedió el H. Samuel, que gozó del respeto general en la localidad por su bondad y desvelos en pro de la educación de los niños...

Ante la solicitud de alumnado, hubo de añadirse una nueva aula al año siguiente de la fundación. Y en 1929, se añadió otra más, por empeño y generosa dotación de D. Felipe Bustamante, que falleció en 1932. Las dificultades e imprevistos de las primeras décadas del siglo XX hicieron que la fundación de Dª Felisa pasara momentos de dificultad... Quien solventará el problema e incluso ampliará la obra educativa lasaliana, fue la empresa "Forjas de Buelna. D. José María Quijano S.A." Dicha fábrica, con posterioridad a la Guerra Civil, será conocida como "Nueva Montaña - Quijano". La solución a los problemas del Colegio primitivo del Sagrado Corazón fue erigir una nueva escuela de tres aulas, dedicada a San José. Era el año 1934.


Efectivamente." Inteligentes y poderosos industriales, propietarios de una empresa de clavazón y manipulados de alambre, radicada en la localidad, fundada por su padre en 1873, como ya se dijo antes, los Quijano tomaron la obra de los Hermanos bajo su protección. El auge y desarrollo de la fábrica ha sido constante, con cierta lentitud en sus comienzos, pero que se ha incrementado mucho después de la guerra civil, siendo hoy, en su especialidad, una de las mejores de España, y con un número de obreros que se acerca a los 3.000" (6)


 Los Quijano habían mirado desde un principio con simpatía la labor educativa de los Hermanos en Los Corrales. De hecho, el patriarca, D. José María, figura entre los asistentes que acudieron a la estación a recibir a los primeros Hermanos que pisaron esta tierra en el otoño de 1890. Después no dejaron de dar muestras de afecto a la obra, y así, frecuentemente aparecen sus nombres como donantes de algunos premios de fin de curso, y asistentes a esos actos, que revestían cierta solemnidad... Su intervención activa, y podemos decir salvadora, es esta de 1934, con la fundación por su parte de la llamada entonces Escuela de San José, con tres clases y 50 niños, en locales aparte de los ya existentes.


Los Hermanos asociaron pronto ambos centros escolares, Sagrado Corazón y San José, aunque siguieron de momento viviendo en La Pontanilla, hasta que en 1943 se establecieron definitivamente en el recinto actual. El Colegio del Sagrado Corazón, tras  53 años de existencia, pasó a manos de las Hermanas de la Caridad, que también por medio de Dª Felisa Campuzano venían atendiendo a las niñas de Los Corrales en otro Centro similar.


En 1943 surgió con fuerza la Escuela de Aprendices, que tanto renombre forjaría a lo largo de tantos años... Con el tiempo, tras dudas e incertidumbres ante un futuro ensombrecido por dificultades, pudo acogerse la sección de Aprendices" a la enseñanza reglada de la Formación Profesional de 1º y 2º Grado en el año 1976 (7)


Como el resto de establecimientos escolares, las sucesivas leyes de educación y las adaptaciones necesarias de cada momento han sido nuevos retos superados con acierto y decisión. En nuestros días, el Centro La Salle de los Corrales cuenta con unos sesenta profesores, seglares y religiosos, que llevan a cabo la Misión Educativa según el original carisma que en su día alentó el Fundador San Juan Bautista de La Salle.

La oferta académica del Centro abarca hoy Educación Infantil, Primaria y Secundaria, así como Programas de Cualificación Profesional, Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior, que especificamos escuetamente:


 - Ciclos Formativos de Grado Medio: Gestión Administrativa, Comercio y Marketing, Electromecánica de Vehículos Automóviles, Equipos e Instalaciones Eléctricas y Automáticas.
 -  Ciclos Formativos de Grado Superior: Administración y Finanzas, en modalidad bilingüe y Automoción.


Desde su fundación, la Institución Lasaliana ha llegado a formar personal y profesionalmente a miles de alumnos y alumnas, integrados hoy en la sociedad y en el mundo de la empresa como técnicos, profesionales y empresarios. El número de alumnos supera en nuestros días los 950. Dirige hoy el Centro Escolar D. José Manuel Merino

 ** FIESTAS JUBILARES 2015-2016


A lo largo de este curso han sido múltiples los actos de todo tipo que se han ido llevando a cabo, según la programación diseñada diligentemente por la dirección del Centro Educativo. Todo ello con la activa y gozosa participación de Hermanos y profesores, alumnos y padres de alumnos, antiguos alumnos y simpatizantes de la Obra lasaliana... De ello se fue dando puntual y abundante información en la página web colegial y en la prensa regional y los otros medios de comunicación.

Así, el día 13 de noviembre de 2015, coincidiendo exactamente con los orígenes de la fundación del Colegio de Los Corrales, hubo a mediodía una recreación histórica que evocó la llegada de los primeros Hermanos a la ciudad hace ahora 125 años, con la participación directa de alumnos y familias... A la caída de la tarde, en el Teatro Municipal, tuvo lugar un solemne acto académico con representación de autoridades educativas, civiles y religiosas, además de la propia Institución La Salle...

Entrevistas y mesas redondas, salidas culturales, celebraciones religiosas, deportivas y culturales fueron desarrollándose a lo largo de este singular curso escolar 2015-2016. 

Hay un tiempo para sembrar y otro para cosechar. Puede afirmarse que chicos y chicas de ayer y de hoy son básicamente felices. Millares de alumnos en estos 125 años hicieron aquí sus primeras amistades, asimilaron saberes fundamentales, fueron ejercitándose en los valores del humanismo cristiano. Han sido y son hoy, buenos padres de familia, honrados ciudadanos, dignos profesionales, hombres y mujeres responsables y comprometidos con el momento que les ha tocado vivir.

En estos y semejantes eventos suelen resaltarse los nombres de quienes han tenido o tienen hoy algún tipo de relevancia en la vida pública como escritores y deportistas, políticos y consagrados en la vida religiosa y sacerdotal, artistas y científicos... No es preciso hacerlo. Porque el homenaje habría de hacerse extensivo a tanta gente sencilla y honesta que recibieron en este Centro Escolar su educación... Y entonces no habría espacio en estos renglones. Son la inmensa mayoría, que, sin destacar especialmente, desde su sencillez y buen hacer llevan en su corazón la estrella de La Salle.

El Colegio de San Juan Bautista de Los Corrales festeja, sin alharacas, pero merecidamente, sus Fiestas Jubilares. Es un Centros Escolar digno de reconocimiento social y ciudadano, como lo son quienes se dedican a tan noble tarea de la educación. Con estas celebraciones, se recuerda un pasado que ya se fue, pero también se proyectan ahora la mirada hacia el futuro, adaptándose de continuo a los nuevos métodos y exigencias escolares, al servicio de la sociedad y la Iglesia... Y esos cambios, lo sabemos bien, no afectan solamente a los edificios en sus sucesivas transformaciones y ampliaciones, que no han faltado desde sus más modestos inicios.

"El cronista se permite ahora mencionar en un breve apunte algunos nombres escritos en el corazón de muchos corraliegos de ayer y de hoy, aunque la lista pudiera ser interminable:
  - ¿Cómo no rendir el debido homenaje a los Hermanos Pablo de la Cruz (director del Colegio -1909-1913), Amalio Zariquiegui, y José Cecilio, profesores ambos en Los Corrales a comienzos del siglo XX, los tres beatificados recientemente por la Iglesia, tras su martirio en 1936 (en Paracuellos-Madrid, el primero, en Tabernes-Almería, los otros dos)?


  -  El H. Ambrosio fue director del Colegio en dos ocasiones (1927-1933 y 1943-1946), y recibió merecidamente la Medalla del Trabajo, con ocasión de las Bodas de Diamante del Centro en 1965. También el H. Cecilio Gómez, posteriormente, dirigió en dos ocasiones el Colegio.
  - Han sido varios los Hermanos que, tras dirigir el Colegio de Los Corrales, pasaron a dirigir a continuación el Colegio La Salle de Santander: HH. Antonio García, Cornelio León, Amancio Elvira, José Carlos García y José Ramón Palma.
 - Muchos recuerdan con cariño a los HH. Eulugio, Peirotén, Ángel Domínguez y Tarsicio, en su buen hacer en el campo de las actividades musicales, o al H. Agustín Archaga, profesor de Aprendices y los éxitos conseguidos con el equipo de balonmano del Centro... ...

Y así, tantos y tantos Hermanos y profesores seglares que dedicaron o dedican hoy todos sus afanes a la educación humana y cristiana de niños y jóvenes".

El homenaje ha de rendirse también, claro está, a los centenares de Profesores  y Hermanos que impartieron e imparten hoy sus enseñanzas, y que han dado y siguen dando diariamente lo mejor de sí mismos y cuyos nombres están escritos en lo Alto y en los corazones de quienes fueron y son hoy objeto de su dedicación y desvelos desde aquellos años remotos de finales del siglo XIX hasta hoy mismo.


Hoy, clausurada ya la Comunidad recientemente, tres Hermanos siguen haciéndose presentes a diario en el Colegio. "Juntos y por asociación" con el resto del profesorado, llevan adelante la Misión Educativa, siendo con ellos "corazón, memoria y garantía del carisma lasaliano" en Los Corrales.

Son los Hermanos Cecilio Gómez, en cuyo segundo directorado se celebraron solemnemente los actos del Centenario (1890-1990), Saturnino Corral, que ha dado lo mejor de sí mismo en los largos años de presencia en el Centro, en las dos ocasiones que ha venido desarrollando aquí su labor, y el Hermano Rafael Palomera, antiguo alumno del propio Colegio e infatigable siempre en sus diversas actividades educativas y pastorales.


Como colofón, haremos constancia del reciente nombramiento de "HIJOS ADOPTIVOS" de Los Corrales, por parte del Ayuntamiento, a los primeros Hermanos que llegaron en 1890 a la localidad con el fin de educar a los niños del Valle: Hermanos Domingo José, Lamberto Luis y Jules de Jesús. Cuando llegaron a Los Corrales de Buelna, el 13 de noviembre de 1890, procedentes de Cóbreces, nunca soñaron las consecuencias que llegaría a tener aquel gesto en la historia de este Valle de Buelna y en otros muchos lugares.
  
*** Notas del texto
1.    1.  Dª Felisa Campuzano y Rodríguez de la Guerra, natural de Los Corrales de Buelna (1829-1908), se casó, joven aún, con D. Domingo Díaz de Bustamante y Vélez. Este había marchado a Cuba, como tantos otros que emigraron por entonces a tierras americanas en busca de fortuna. Tras años de grandes trabajos pudo regresar a su tierra (era natural de la comarca de Ibio) dueño de una inmensa fortuna. El matrimonio tuvo tres hijos: Juan (más tarde diplomático y marqués de Herrera), José y Felipe.
D. Domingo sería uno de los que impulsaron el desarrollo económico (comercio e infraestructuras) a nivel provincial y nacional. Falleció en Madrid en 1869. En 1873, Dª Felisa fijó oficialmente su residencia en su pueblo natal, donde pasaba largas temporadas en el verano (Casa Palacio de La Rasilla) si bien siguió residiendo en la capital del Reino. Quizá fue en Madrid donde entró en contacto con Dª Ernestina Manuel de Villena, a quien se debe el mérito de la venida a España de los primeros Hermanos en 1878 (Asilo del Sagrado Corazón).
Lo cierto es que fue madurando en su mente la idea de abrir a sus expensas una escuela para niños en su pueblo natal  y no paró hasta llevarlo a cabo (Acta del Ayuntamiento de Los Corrales de 23 de noviembre de 1889). Un año después, se abría el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, regentado por los Hermanos de las Escuelas Cristianas y puesto al amparo del Sagrado Corazón de Jesús.
Dª Felisa falleció el 3 de octubre de 1908. Sus honras fúnebres constituyeron una manifestación multitudinaria  de duelo popular. En el testamento otorgado por ella en 1907 dejaba fijada, legalizada y establecida de modo definitivo su fundación. Con ocasión de las Bodas de Diamante de 1965, los Hermanos la  distinguieron con el título de Afiliada al Instituto. En su pueblo natal, por suscripción popular, se erigió a su memoria un bello monumento (4 de octubre de 1914), hoy instalado en el llamado "Jardín de las Monjas" (reinauguración de 11 de agosto de 1983).

2. H. Saturnino Gallego: "Sembraron con amor" (p.150).  Libro editado con ocasión del centenario de la llegada de los primeros Hermanos a España (Madrid, 1978)

3. D. José María Quijano Fernández- Hontoria (1843-1911).  Natural de Los Corrales de Buelna, se licenció en Derecho en la Universidad de Valladolid (1866. Durante unos años ejerció como abogado en Torrelavega.. Tras la visita a la Exposición Universal de París de 1873 creó una fábrica modesta dedicada al abastecimiento de las ferreterías de la provincia (1874). Más tarde montó su propia trefilería. A comienzos del siglo XX, su empresa de Los Corrales contaba ya con unos 600 obreros.
En 1879 creó en Santander la Sociedad Altos Hornos de Nueva Montaña. Fue también sonsejero y fundador del Ferrocarril Santander-Bilbao y del Ferrocarril del Cantábrico. Diputado a los 25 años, representó a su provincia en repetidas legislaturas. Alfonso XIII concedió a su viuda el título de condesa de Forjas de Buelna (1915), con ocasión de la visita efectuada por el monarca a la fábrica de Los Corrales.

4. H. Carlos Cantalapiedra: Revista Distrito, Valladolid.- Monográfico sobre "Los Hermanos de La Salle en Cantabria)

5. Manuel García Ruiz: "Marcaron huella" (1990). Libro editado por la Comisión de los 125 años de la llegada de los Hermanos a Los Corrales
        
6. H. Claudio Gabriel: "La Obra Lasaliana en España" (Madrid, 1950) (p.224)
          

7. "Manuel García Ruiz (o.c., 223ss.)